[…] A riesgo de que se me llame difuso, voy a relatar cómo fue aquello; y al obrar así, no concurre en mí el deseo de cansaros, menos de haceros conocer la intensidad de mi estudio en este incidente […]. Es que pienso que este trabajo puede que sirva como derrotero de otros que sin duda con el tiempo, si no desde ahora habrán de surgir sobre el mismo asunto.

Carlos E. Vanegas, Tesorero de Rentas Municipales de Caldas en 1919, en su “Informe sobre la Instrucción Pública”

Conoce más de la historia de nuestro municipio en Patrimonio Cultural Casa Municipal de la Cultura

Sólo gracias a los movimientos intelectuales del mayo francés de 1968 —en los que los estudiantes universitarios pedían, entre otras cosas, un cambio en las formas de hacer y ver la cultura y la política—, y a los movimientos ideológicos de América Latina, cuyo mejor representante es la Revolución cubana, cuyas ideas alzaron vuelo hasta el resto de los “convulsionados” países latinoamericanos, Caldas vería la necesidad de generar nuevos espacios para la actividad cultural local. A razón de ello, un grupo de jóvenes lanzó la propuesta de crear una casa de la cultura, idea que encontró eco en el Concejo Municipal y fue aprobada en 1975. No obstante, sólo dos años después le fue asignada una sede a la nueva institución, ubicada en el edificio que fuera el Colegio La Merced, dirigido en principio por las religiosas de La Presentación, y llamado luego Santa Mariana de Jesús La Merced, cuando el colegio pasó a ser dirigido por las religiosas Marianas. Al abrigo de la Casa de la Cultura de Caldas vieron la luz varios grupos artísticos que son recordados todavía —el Grupo Musical India Valeria y la Chirimía Cielo Roto; el Grupo de Teatro TIC-TAC, el Grupo de proyección teatral y el Grupo de danzas Casa de la Cultura, y Traspiedanza, para mencionar sólo algunos—, y continúa con su apoyo a nuevas agrupaciones, entre las que destacan la Banda Manuel J. Posada, con sus grupos de proyección, y la Estudiantina Casa de la Cultura, junto a su Ensamble Mayu.

 

De la creación de la Casa de la Cultura hoy hace treinta y seis años y ciento sesenta y cinco de que el caserío de La Valeria fuera elevado a la categoría de Distrito municipal. La historia sigue y se escribe con cada vuelta del reloj; aquí sólo se han trazado unas pocas líneas al correr de la pluma.