Sala de prensa

 

Mantenimiento de la Casa de la Cultura

Con el ánimo de seguir fortaleciendo nuestros espacios y garantizar el aprovechamiento integral de nuestra entidad, este mes empiezan los trabajos de mantenimiento de nuestras instalaciones que, con el paso del tiempo se han ido debilitando.

Pese al mantenimiento que se hace normalmente, el techo ha sufrido el desgaste de los años, lo que requiere de una completa restauración. Por ello, a partir del próximo lunes 15 de mayo, las oficinas de atención al público, estarán ubicadas en la Sala Ana Guerrero de Hoyos.
Los trabajos de impermeabilización, serán realizados con materiales de nueva generación que garantizan mayor durabilidad y evitarán la humedad que en las condiciones actuales, afecta buena parte de los muros del inmueble

En esta medida, parte de los procesos de las áreas de formación se trasladan para la antigua escuela situada en el barrio La Inmaculada, esta será, sede de algunos de nuestros programas y actividades. Dicho espacio, al no encontrarse en óptimas condiciones por llevar un tiempo deshabitado, cuenta con los respectivos arreglos de la mano del señor Juan Carlos Diosa -monitor y escultor de la Casa de la Cultura-, para que el lugar sea más acogedor.
El edificio de la Casa de la Cultura construido en los años 20, fue inicialmente el Colegio de La Presentación La Merced hasta 1959 –año de cierre–. Ya para 1960 se creó el Colegio Santa Mariana de Jesús La Merced, bajo la dirección de las Hermanas Marianas que funcionó hasta 1974. Después de esto, el espacio quedó deshabitado por un año, hasta que se decidió poner allí: la biblioteca municipal Francisco José de Caldas, el colegio nocturno José Cosme Zuleta y la Casa de la Cultura.
Desde el 77 se consolidó de manera formal la Casa Municipal de la Cultura como ente descentralizado, volviéndose un lugar de encuentro para todos los artistas y el espacio para exponer sus talentos. El auditorio, como hoy lo conocemos, era antiguamente la capilla del colegio la Presentación, se reformó apenas en 1992 con planos del arquitecto catalán Albert Buscató Mayans y tomó el nombre de Auditorio Ciro Mendía. Ese mismo año se inauguró la sala de exposiciones Ana Guerrero.
Con 91 años, esta edificación ha sido el escenario de obras teatrales, bailes, películas, exposiciones, muestras y un sinfín de eventos. Además, sus paredes acogen a grandes artistas y gestores, quienes de alguna forma, han hecho posible el progreso cultural que actualmente se fortalece, y es gracias a nuestro Alcalde Carlos Durán y las obras que inician para el bienestar de nuestra entidad, de los estudiantes y visitantes de nuestras instalaciones.